Skip to main content
PEDIATRÍA INTEGRAL - Órgano de expresión de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP)

PEDIATRÍA INTEGRAL Nº2 – MARZO 2022

Con el fonendo en la mochila

Con el fonendo en la mochila

 

En la era de la globalización, con la facilidad para viajar a otros países, conocer nuevas culturas y distintas situaciones socio-sanitarias, nace esta sección con el objetivo de dar a conocer las experiencias de residentes de Pediatría, que han salido del país para ampliar sus conocimientos médicos en un contexto diferente al nuestro. Una herramienta de ayuda para todos aquellos que se planteen realizar algo similar.

Pediatr Integral 2022; XXVI (2): 110 – 111

 


 

Información del rotante

• Nombre: Elena Sánchez Marcos.

• Email: elenasanmar1092@gmail.com

• Hospital de Origen: Hospital Infantil Universitario Niño Jesús.

• Subespecialidad pediátrica: Pediatría hospitalaria.

• Año de residencia en el que se realizó la rotación externa: R4

• Duración de la rotación externa: 1 mes

Cuestionario

1. ¿Dónde has realizado tu rotación? ¿Por qué elegiste ese hospital?

Estuve en el Instituto Nacional de Salud del Niño San Borja en Lima (Perú), en el Servicio de Infectología pediátrica. Elegí este hospital, porque estaba buscando un lugar de Sudamérica para poder conocer algo más de patología tropical, y una adjunta de mi hospital me habló de este centro. Se trata de un hospital terciario que cuenta con 340 camas, 60 de las cuales dedicadas a UCI. Busqué información sobre él y vi que se ajustaba a lo que quería para llevar a cabo mi rotación.

2. ¿Cómo conseguiste la rotación? ¿Qué documentos o trámites tuviste que realizar?

Lo primero fue ponerme en contacto con el hospital. En la página web del INSN San Borja, había mucha información en el área de docencia y fue fácil encontrar una dirección de correo para preguntar cómo debía proceder para pedir la rotación. Tenía que hacer la solicitud formal a través de la “mesa de partes digital” de su página web, enviando una solicitud firmada por el responsable de docencia de mi hospital, mi curriculum vitae y documentación (título de medicina, pasaporte, etc.). Tras ello, recibí un correo con una carta de aceptación, y en ella me pedían una serie de requisitos (vacunación al día, certificado médico y de salud mental, declaración jurada sobre antecedentes penales, etc.). Todo esto tuve que llevarlo el primer día de la rotación, así que no fue necesario enviar nada más con anterioridad.

De forma paralela a todo esto, tuve que llevar a cabo los trámites en mi hospital, solicitar la aprobación de la comisión de docencia y de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

3. Una vez iniciada la actividad asistencial, ¿cuál fue tu grado de participación?

El servicio de Infectología funcionaba como un servicio de Interconsultas. La primera semana tuve un papel más pasivo, acompañaba al adjunto con el que me tocara ese día y ayudaba en todo lo que podía. Conforme fueron pasando los días, fui tomando un papel más activo, me adelantaba para ver algunos niños, escribía los informes, etc. En cualquier caso, me sentí muy integrada en el equipo.

4. ¿Se fijaron unos objetivos docentes preestablecidos antes de tu llegada? ¿Se realizó una evaluación de tu labor al final de la rotación?

En el momento de realizar la solicitud de la rotación, se establecían unos objetivos docentes para ser cumplidos durante la misma. No eran unos criterios muy estrictos ni concretos, sino más bien generales en relación a la especialidad. Al final de mi rotación, el jefe de servicio y responsable docente, el Dr. López Revilla, llevó a cabo mi evaluación; no fue un examen como tal, aunque habitualmente le gustaba preguntar sobre todo lo relacionado con antimicrobianos y la infectología en general, para poner a prueba mis conocimientos (y si estudiaba o no).

5. Resume brevemente los conocimientos/habilidades adquiridas:

Fundamentalmente, me sirvió para mejorar mis conocimientos sobre el uso de la antibioterapia en el medio hospitalario, el manejo de infecciones y colonizaciones por gérmenes multirresistentes. También fue una buena forma de repasar la infección por tuberculosis y sus esquemas de tratamiento; ya que allí, como la prevalencia es mayor, siempre es una posibilidad a descartar, y más aún en cuadros atípicos donde se han descartado otras etiologías. En el hospital había un importante número de pacientes inmunodeprimidos, por lo que también pude repasar las infecciones oportunistas más frecuentes en esta población.

6. ¿Cambiarías algo relacionado con tu rotación? En caso afirmativo, ¿qué cambiarías?

Tal vez, después de haber rotado allí y tras haber tenido la oportunidad de conocer diferentes lugares de Perú, quizás hubiera elegido rotar en otro centro más rural, en una zona más distinta a lo que conozco. Quizás hubiera estado bien pasar un mes de rotación en un hospital o centro de salud en la zona de la selva, muy amplia en Perú, para poder conocer patología tropical más de cerca, o conocer los métodos de trabajo de una zona totalmente distinta a la mía habitual, con unos medios más reducidos, y donde la población también tiene unas costumbres y una forma de vida muy diferente.

7. Puntúa del 1 al 10 (equivaliendo 1 a una puntuación muy mala y 10 a una puntuación muy buena:

• Enseñanza: 8

• Supervisión: 9

• Grado de aprendizaje: 8

• Puntuación global: 9

8. ¿Esta rotación ha cambiado tu práctica médica? ¿Ves posible aplicar dichos conocimientos de regreso en tu hospital o en tu futura práctica profesional?

Desde el punto de vista teórico, esta rotación me ha servido para afianzar mis conocimientos sobre la patología infecciosa, pero creo que la forma en la que más puede influir sobre mi práctica profesional es a la hora de valorar más los medios de los que disponemos aquí, los programas que existen y han existido para fomentar la salud en la población y que quizás damos por sentados, pero que lamentablemente no existen en todos los lugares. Creo que, en conjunto, ha sido una experiencia muy enriquecedora y que se debería fomentar más entre los residentes de las distintas especialidades para crecer tanto como profesionales a la vez que como personas.

9. ¿Pudiste implicarte en alguna actividad más allá de la asistencia (docencia, sesiones clínicas, investigación…)? En caso afirmativo, ¿puedes explicarnos qué tipo de actividad?

Desde el área de docencia del propio hospital organizaban múltiples sesiones virtuales que abordaban diferentes temáticas. De hecho, todos los jueves al mediodía había una serie de sesiones online que llamaban los “jueves científicos” y que eran de asistencia obligatoria para los residentes. También facilitaban la asistencia a diferentes cursos que ofertaban, aunque no llegué a llevar a cabo ninguno por el corto periodo que permanecí allí.

 

 

 

Copyright © 2023 Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria