Skip to main content
PEDIATRÍA INTEGRAL - Revista de formación continuada dirigida al pediatra y profesionales interesados de otras especialidades médicas

PEDIATRÍA INTEGRAL Nº2 – MARZO 2024

Actualización bibliográfica.
La crisis de sobredosis entre los adolescentes estadounidenses

 
Actualización bibliográfica

 

 

La crisis de sobredosis entre los adolescentes estadounidenses

Friedman J, Hadland SE. The Overdose Crisis among U.S. Adolescents. N Engl J Med. 2024; 390: 97-100. Disponible en: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp2312084

Cada semana en 2022, el equivalente a los estudiantes de un aula de secundaria (un promedio de 22 adolescentes) murió por sobredosis de drogas en los Estados Unidos, según datos de los CDC. Las sobredosis de drogas y las intoxicaciones son ahora la tercera causa de muerte pediátrica en este país, después de las lesiones relacionadas con armas de fuego y los accidentes automovilísticos. Aunque la mortalidad relacionada con las drogas entre los adultos ha aumentado constantemente durante varias décadas, los adolescentes habían estado en gran medida aislados de estos incrementos hasta la segunda mitad de 2019. Después de más de una década de mantenerse relativamente estable, las muertes por sobredosis entre adolescentes de 14 a 18 años se duplicaron notablemente entre agosto de 2019 y marzo de 2020 (Fig. 1).

Figura 1. Mortalidad por sobredosis de drogas y uso de drogas ilícitas en años anteriores entre adolescentes en edad de escuela secundaria en los Estados Unidos.

Desde entonces, esta crisis se ha intensificado aún más, con 5,2 muertes por cada 100.000 adolescentes en 2022.

Este aumento de la mortalidad se ha producido a pesar de que el consumo de drogas entre los adolescentes se ha vuelto menos común. El consumo reportado de diversos tipos de drogas ilícitas ha disminuido en los últimos años. En 2002, el 20,9 % de los estudiantes de 12º grado de Estados Unidos informaron haber consumido alguna droga ilícita además del cannabis durante el año anterior; en 2022, el porcentaje había caído al 8 %.

Un factor importante del aumento del riesgo es la disponibilidad generalizada de píldoras falsificadas que contienen fentanilo ilícito. El fentanilo ahora está involucrado en al menos el 75 % de las muertes por sobredosis de adolescentes. Aunque las muertes asociadas al fentanilo en la población general comenzaron a aumentar drásticamente en 2013, las muertes de adolescentes no se vieron sustancialmente afectadas hasta 2019. Inicialmente, el fentanilo se encontraba predominantemente en forma de polvo, como sustituto de la heroína. Sin embargo, más recientemente, el fentanilo se ha utilizado cada vez más para fabricar píldoras falsificadas que se parecen a la oxicodona, las benzodiacepinas y otras tabletas de medicamentos recetados, que tienen muchas más probabilidades de ser utilizadas por adolescentes con fines de experimentación. En 2022, por ejemplo, el 0,3 % de los estudiantes de 12º grado informaron haber consumido heroína el año anterior, mientras que el 5,0 % informó haber consumido medicamentos recetados con fines no médicos. Es posible que muchos adolescentes no sean conscientes de la proliferación de pastillas falsificadas.

Un estudio reciente encontró que el 41 % de los adolescentes que murieron por una sobredosis entre julio de 2019 y diciembre de 2021 tenían un problema de salud mental conocido o antecedentes de haber recibido atención de salud mental, mientras que solo el 11 % tenía antecedentes de haber recibido tratamiento por uso de sustancias.

Para detener la creciente ola de muertes por sobredosis de adolescentes, creemos que los médicos, padres, educadores y responsables políticos deben actuar rápidamente. Muchos adolescentes que experimentan una sobredosis no tienen un trastorno por consumo de opioides (DUO) conocido. Dado que muchos adolescentes pueden consumir fentanilo sin saberlo, es esencial la implementación generalizada de educación actualizada sobre la prevención de sobredosis. La mayoría de las muertes por sobredosis en adolescentes (84 %) se clasifican como muertes no intencionales. Los pediatras, otros médicos de atención primaria y profesionales de la salud mental que atienden a adolescentes podrían preguntar de forma rutinaria a sus pacientes si a ellos o a sus compañeros les han contactado para comprar pastillas, incluso en las redes sociales, o si han usado pastillas que no les fueron recetadas. Muchos pediatras ya examinan universalmente a los adolescentes para detectar el consumo de sustancias, lo que puede servir como introducción a una conversación sobre el fentanilo. Los médicos pueden brindar a los adolescentes y a sus familiares orientación preventiva sobre las píldoras falsificadas, los signos de una sobredosis y cómo intervenir en caso de una sobredosis.

Además, cualquier estrategia sostenible a largo plazo para abordar la crisis de sobredosis en adolescentes requerirá la disponibilidad generalizada de atención de salud mental y tratamiento de adicciones de alta calidad. Los problemas de salud mental entre los adolescentes se han vuelto considerablemente más comunes durante la última década, en particular síntomas depresivos e ideas suicidas, según datos de los CDC, los cuales pueden intensificar el uso de sustancias.

La crisis de sobredosis en Estados Unidos está afectando a los estadounidenses a edades más jóvenes, incluso cuando el consumo de sustancias entre los adolescentes está disminuyendo. En respuesta, los padres, médicos y educadores deben dotar a los adolescentes del conocimiento y las herramientas que necesitan para mantenerse seguros, y los adolescentes deben recibir apoyo con servicios de salud mental y adicciones más sólidos.

 

Javier López Ávila
Urgencias de Pediatría. Hospital Universitario de Salamanca.
Profesor Asociado de Pediatría. Universidad de Salamanca

 

 

 

Copyright © 2024 Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria