Skip to main content
PEDIATRÍA INTEGRAL - Órgano de expresión de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP)

PEDIATRÍA INTEGRAL Nº2 – MARZO 2015

10 Cosas que deberías saber sobre…

 
10 Cosas que deberías saber sobre…

 

E. Ballesteros Moya, F. Campillo i López, E. Pérez Costa, D. Rodríguez Álvarez


Los dientes congénitos son poco frecuentes, afectando principalmente a la región de los incisivos. La decisión de extraerlos dependerá, entre otras cosas, del riesgo de aspiración y de la dificultad en la lactancia.

No existe evidencia científica que indique que la erupción primaria de los dientes cause sintomatología específica, salvo un aumento leve de la temperatura corporal. Signos y síntomas como: fiebre, diarrea, irritabilidad y alteraciones en el sueño, deben hacer pensar en procesos más importantes.

Antes de la erupción primaria se recomienda empezar la estimulación oral de las encías con una gasa humedecida en agua. A partir de los 2 años, se debe optar por el uso del cepillo dental 2 veces al día.

Un retraso o adelantamiento moderado de la erupción dentaria debe considerarse normal. Si se produce una alteración cronológica importante, se deben descartar algunos procesos como: hipopituitarismo, hipotiroidismo e hipovitaminosis D, entre otros.

Las caries se producen por la confluencia de varios factores, principalmente: el ácido producido por las bacterias, la susceptibilidad de los dientes, los hidratos de carbono fermentados y la calidad de la higiene oral.

Parece que, el factor más importante en la prevención de la caries dental, es la exposición a dosis bajas pero continuadas de fluoruro en la cavidad oral. Un problema a considerar con las pastas fluoradas en los niños es que, a menudo, tragan cantidades importantes, con el riesgo de padecer fluorosis dental; por ello, la cantidad de pasta utilizada debe ser mínima en niños pequeños. La Academia Americana de dentistas pediátricos ofrece recomendaciones sobre la administración de flúor en la infancia.

Podemos dividir los traumatismos dentales en: no complicados (dentina y/o esmalte) y complicados (pulpa). Si la pulpa queda al descubierto, puede sufrir contaminación bacteriana, que produce infección y necrosis de la misma, lo que disminuye las posibilidades de un pronóstico favorable. El tratamiento antibiótico es discutible. Si se decide tratamiento, se recomienda amoxicilina-clavulánico a 40 mg/kg/día.

Los dientes primarios no deben ser reimplantados tras un accidente. Los niños con fractura de dientes permanentes deben derivarse inmediatamente al odontólogo, de ello depende la viabilidad de los mismos.

Una excelente alternativa para el transporte del diente avulsionado es la leche, porque por su osmolaridad es favorable para el mantenimiento del ligamento periodontal. Otras posibilidades son: suero fisiológico o saliva. El agua no es un medio apropiado por su baja osmolaridad.

La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda que la primera revisión por el odontopediatra sea entre el inicio de la erupción de los dientes y los dos años de edad, con la finalidad de instaurar hábitos de higiene y alimentarios adecuados.

 

Bibliografía

– Macknin et al. Symptoms Associated With Infant Teething: A Prospective Study. Pediatrics. 2000; 105 (4): 747-752.
– American Academy of Pediatrics Dentistry. Guideline on fluoride therapy. Pediatr Dent. 2008; 30(Suppl): 121-4
– Valera Molares M. Actitud del pediatra ante los trastornos de la erupción dentaria y el crecimiento y desarrollo dentofaciales. En: AEPap ed. Curso de Actualización Pediatría. 2005. Madrid: Exlibris Ediciones; 2005. p. 301-308.
– Souza ACRA, Normandia CS, et al. Dientes neonatales: Reporte de un caso y revisión de la literatura. Av Odontoestomatol 2011; 27 (5): 245-252.
– Flores MT. Traumatic injuries in the primary dentition. Dent Traumatol. 2002; 18(6): 287-98.

 

Copyright © 2023 Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria